Desde la mirada de Juan Liscano

Juan Calzadilla (1931) se adelantó a su generación, como Silva Estrada, en eso de publicar poemas que señalaban nuevas búsquedas y una actitud más suelta ante el hecho creativo. Primeros poemas (1954), La torre de los pájaros (1955), Los herbarios rojos (1958), versos y prosas que indicaban una aproximación vacilante a un lirismo más audaz, a un lenguaje surrealizante, a una liberación de las imágenes, a una incipiente rebelión existencial. Hasta ese momento la poética de Calzadilla parece aceptar aún la estética, como valor fundamental. En realidad será siempre un excelente escritor de poesía.

Las rupturas de diversas índole —políticas, culturales, ideológicas, artísticas, generacionales— que se agudizarán desde 1958, moverán a Calzadilla a precisar su tónica poética, a definir su escritura afín al surrealismo, pero también a una versión o interpretación suya del existencialismo materialista, de la rebelión. Su gestión en El techo de la ballena fue muy destacada y textos suyos como “Abraham lanza miradas terribles”, “El gran público” y “Una asamblea en la hierba”,  mezcla de humor, disparate e imaginación, dan la medida de su desenvoltura y gran facilidad de escritura. Pero Dictado por la jauría (1962), culminación de un proceso intelectual y literario tendiente a poner en tela de juicio la realidad social, las inseguridades y el sentido mismo de la acción humana, evoluciona hacia un humor negro incisivo, hacia una denuncia implícita, hacia una insurgencia psicológica de corte nihilista, convirtiendo en metáfora fundamental la exposición del hombre contemporáneo como preso, como reo condenado de antemano y sin saber por qué. (…)

(Juan Liscano, Panorama de la literatura venezolana actual, Editorial Alfadil, Caracas, 1995, pp. 198-200. Presentado por Néstor Mendoza en: “Juan Calzadilla”, disponible en: http://www.juan-calzadilla.blogspot.com/ Consulta: 13 de febrero de 2011).
………………………………………

La poética dibujada de Juan Calzadilla - Neydalid Molero
Desde la mirada de Marco Rodríguez del Camino
Publicado en Ante la crítica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *