Te quiero, Juan, te quiero, por Libeslay Bermúdez

A Juan Calzadilla

 

He podido entrar en sus orejas por un camino largo de pelos, donde truenan todos los fantasmas y los dioses sordos.

He podido imaginar que su pecho late como un hervidero de hormigas que saltan a la noche sin frenos.
He podido pero no alcanzo a retorcer el tiempo y tragar su curva de granito para poder correr en la savia, en cambio, el vino en la copa me hizo nadar en sus ojos de libro y canté:
Te quiero Juan, te quiero.
Libeslay Bermúdez
#Los90deCalzadilla
Juan Calzadilla y Libeslay Bermúdez
Foto: Rocío Navarro
El taller de Juan, por Williams Vivas
Juan Calzadilla, eterno joven, por Norys Saavedra Sánchez
Publicado en Juan Calzadilla y su armario de palabras (cumpleaños 90).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *